Mermelada con semillas de chía (de arándanos)

Hace unos días publiqué en las redes sociales una mermelada con semillas de chía y varias personas me preguntásteis por la receta. Lo cierto es que pensaba hacer en un vídeo con ella, pero publico muchos menos vídeos de lo que me gustaría, porque requieren bastante tiempo, y al final, se me quedan muchas recetas por contaros. Así que hoy he decidido que subo este post cortito para contaros cómo hacer mermelada con semillas de chía. Es muy fácil y quedan muy ricas!

Una de las características que hacen a las semillas de chía tan versátiles en la cocina es su capacidad gelificante. Son capaces de absorber 10 veces su peso en agua, y es por ello que se pueden utilizar para hacer geles, púdines… y mermeladas. Yo de momento solo he probado a hacerla de arándanos, pero estoy segura de que se puede adaptar cualquier receta de mermelada tradicional.

Solo necesitas 3 ingredientes: 1 taza de arándanos, 1 cucharada se sirope de savia y 1 cucharada de semillas de chía.

Con esta cantidad no sale mucha, pero es una buena opción para utilizar la fruta que queda antes de que se vaya a estropear, que es lo que hago yo siempre. Si quieres una cantidad un poco más decente, usa 3 tazas de arándanos (junto a 3 cucharadas de sirope de savia y 3 cucharadas de semillas de chía).

Empieza mezclando los arándanos con el sirope y cocínalos a fuego lento en una cacerola, removiendo frecuentemente. Los puedes cocinar más o menos en función de la textura que quieras. Unos 5 minutos es suficiente, y luego puedes machacar los arándanos que hayan quedado enteros. Si te gusta que la mermelada quede más pasada y no haya frutas enteras sigue cocinando, e incluso añade un poco de agua si lo cocinas durante bastante rato y es necesario para que no se pegue.

Cuando hayas alcanzado la textura deseada retira del fuego y añade las semillas de chía. Remueve muy bien para asegurarte de que quedan bien distribuídas, tienen mucha tendencia a pegarse unas a otras. Deja la mermelada enfríar y ya está lista para comer.

Puedes sustitur el sirope de savia por miel, y ajustar el dulzor antes de dejar enfríar, si es que quieres añadir más. También puedes añadir un toque de vainilla, que le va muy bien.

Espero que os guste, y os animéis a hacer mermeladas con semillas de chía, se hacen en un pis pás y son mucho más sanas que las opciones tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *